¿Cómo saber si una opinión es falsa en internet?

¿Es real todo lo que nos muestran los Influencers?

El 80% de los consumidores antes de comprar busca recomendaciones

Todos los estudios de marketing y comportamiento indican que las recomendaciones son un factor crítico en la toma de decisión del consumidor a la hora de realizar una compra.  Tradicionalmente estas recomendaciones venían del círculo cercano, familiares y amigos, pero las apariciones de los medios de comunicación masivos hicieron que las marcas se fijarán en personajes de referencia, como presentadores de televisión o actores famosos, para trasmitir las bondades de sus productos y promocionarlos.

En la última década, con la aparición de las redes sociales, se ha desatado el fenómeno de los “influencers”: personas altamente activas que generan contenido de calidad en las redes posicionándose como líderes de opinión en uno o varios campos.

Estas personas pueden despertar el interés por un producto en miles de personas con una breve mención en sus redes sociales.  Desgraciadamente a medida que este fenómeno ha llamado la atención de grandes marcas y agencias de publicidad, se ha ido profesionalizando y pervirtiendo: en la actualidad multitud de cuentas está adulteradas con miles de seguidores y “likes” falsos. 

Ahora hay una gran cantidad de personas que aspira a tener muchos seguidores para obtener productos gratis o incluso ser pagado por promocionar un producto. 

Esto se ha generalizado e Internet está plagado de opiniones falsas en muchos casos o bien promocionadas y pagadas con lo cual es difícil no dudar de la autenticidad de las mismas.  Y esta epidemia no afecta únicamente al mundo de los Instagramers y Youtubers, también se produce en las reseñas que aparecen en las páginas web de comercios on-line como Amazon o AppleStore.

Fíate de personas reales no únicamente de famosos

Pues utilizando el sentido común y siendo cauto. Internet no es más que un cúmulo de información, pero no hay nada que garantice la calidad de dicha información, por lo tanto, hay que leerlo todo con una actitud crítica y pensando qué interés puede tener la persona que lanza un mensaje cuando lo hace. Al igual que en el mundo físico no te fías de cualquier desconocido que te dice algo y cuando quieres consultar algo importante acudes a personas cercanas en las que confías o que tienen una reputación por la calidad de la información que dan, en Internet hay que hacer lo mismo: fíate de personas que te dan confianza y no únicamente que son famosas o están de moda, busca fuentes de información de calidad y contrasta los datos.

 

Desconfía de muchas opiniones buenas seguidas

Desconfía de aquellas recomendaciones que siguen un patrón: muchas recomendaciones positivas y negativas, que posiblemente denoten recomendaciones forzadas e incluso pagadas positivas para contrarrestar las negativas, sin ninguna o pocas recomendaciones medias.

 

Desconfía también de aquellas recomendaciones que no parezcan objetivas, ya porque suenen idílicas mostrando sólo los buenos aspectos o incluso sean inverosímiles comparados con otros productos similares. Si un producto con características técnicas similares tiene un precio que parezca mentira por lo bajo que es comparado con otros… seguramente sea mentira, vamos una estafa.

 

También es sospechoso cuando hay muchas opiniones positivas muy seguidas en un corto periodo de tiempo, generalmente de corta longitud o aquellas que tienen expresiones o frases muy similares, o que contienen múltiples fallos de ortografía.

 

¡Que esto no te desanime a comprar on-line! Simplemente recuerda utilizar el sentido común y no fiarte de todo lo que aparece on-line.

  Sin categoría

0 Comments on this post

Leave a comment